Deseamos conmemorar una fecha histórica para nuestra ciudad. El 31 de agosto de 1813 una brecha en nuestro muro desencadenó un fuego que destruyó nuestra amada ciudad. Un punto y aparte que hizo reconstruir la ciudad tal y como la conocemos hoy en día y que hace que seamos como somos.

Historia – Guerras napoleónicas

Durante las llamadas guerras napoleónicas, en las que una alianza entre España, Inglaterra y Portugal luchaba por mantener la hegemonía europea, se produjo la batalla de San Sebastián, protagonizada por tropas lusas y británicas que intentaban tomar la ciudad, defendida por los franceses.
Tras dos meses de asedio a la Plaza y varios intentos fallidos, abierta una brecha en la muralla el día 31 de agosto de 1813, en el lugar en que se encuentra en la actualidad el Centro Comercial La Bretxa, se produjo el definitivo asalto que permitió la entrada a la ciudadela de los ejércitos aliados.
Tras el ataque, en el que perdieron la vida más de 3.000 militares, la lucha se mantuvo durante una semana, hasta la capitulación gala el día 8 de septiembre.
Los momentos más tristes para la ciudad fueron los que siguieron a la entrada de las tropas aliadas. Estas, desentendiéndose de su enemigo nato, que era el francés refugiado en el monte Urgull, la emprendieron contra la población civil en un feroz comportamiento de rapiñas, muertes y violaciones, al que se añadió el horror del incendio que, desplegándose por todas partes, consumió la ciudad prácticamente en su totalidad.

Conmemoración

El mismo día que concluyó la batalla algunos supervivientes se reunieron en la Casa Aizpurua de Zubieta y acordaron la reconstrucción de la ciudad.
Desde aquella lejana fecha los donostiarras recuerdan cada año lo sucedido en 1813, con actos que abarcan desde el simulacro de la reproducción de la batalla hasta la memoria y homenaje a las víctimas, que se manifiesta con el encendido de velas en la calle del 31 de Agosto.
La jornada conjuga el hecho luctuoso de la destrucción con el positivo que supuso la decisión de reconstruir lo que apenas era un montón de escombros.

Texto: Javier Sada

Presentación

Desde hacía tiempo, existía cierta inquietud en varios socios de la Sociedad Gastronómica KAÑOYETAN, en torno a la fecha 31 de Agosto.

Coincidiendo con El Centenario de la sociedad en el año 2000 y con el apoyo de la Comisión de vecinos, Kañoyetan presentó un ambicioso proyecto coincidiendo con el Bicentenario de 2013 convirtiendo una fecha significativa para los vecinos de la Parte Vieja en un día de conmemoración para la historia de la ciudad.

Junto con la colaboración de otras sociedades sitas en la Parte Vieja y la colaboración y soporte de instituciones privadas (El Gran Casino Kursaal y el Centro Comercial La Brecha) y públicas en 2006 se recuperó la recreación histórica de los hechos tanto del asalto como del incendio de la ciudad.

En 2015 Kañoyetan se hizo cargo del tradicional «Apagón y encendido de velas» que se venía realizando desde 1975.

Desfile del 31 de agosto

Cada 31 de agosto Kañoyetan y las demás sociedades participantes llevan a cabo un homenaje a distintas personas, instituciones y colectivos en la Alameda del Boulevard que por algún motivo recuerdan a quienes con su coraje y determinación volvieron a levantar la ciudad de Donostia/San Sebastián o a quienes en aquellos momentos de dolor y desesperación acudieron en ayuda de los donostiarras.